jueves, 7 de abril de 2016

Preparando la deriva arquetípica Blancanievil



Unas pinceladas para ir contorneando nuestra errancia-deriva Blancanievil.
Lo he extraído de una propuesta del blog privado de arte terapia:

Propongo una errancia, una deriva arquetípica. 
A modo de ejercicio de conexión dentro-fuera-dentro.
Iniciamos desde un punto de salida.
Fijamos uno de cierre.
Comenzamos la marcha.
Observamos lo que ocurre en nuestro cuerpo, nuestras sensaciones (cosquilleos, dolores etc...).
Otras sensaciones (frío, calor, etc...).
Nuestros sentimientos.
Los pensamientos que afloren.
Relacionamos con lo que vemos fuera. Símbolos, imágenes, palabras. Objetos que encontramos, personas que vemos...
Podemos registrar en un cuadernillo, tomar alguna foto.
Podemos también llevar una pregunta apuntada a la espera de una respuesta.
La respuesta podrá llegar también en un sueño alguna de las noches siguientes, o como una certeza que sentiremos en el cuerpo.
Un ejemplo de errancia arquetípica (y esta nuestra aventura, vendrá Mónica Aranegui también).
La casa que nos habita, ejemplo de una errancia en compañía

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada